Fish

KUNG FU PANDA: LA PELICULA


LA PELICULA DEL OSO PANDA



SOBRE KUNG FU PANDA
La historia se desarrolla en el Valle de la Paz, un lugar ficticio de la Antigua China habitado por animales antropomorfos. Po (Jack Black), un joven panda torpe y con sobrepeso, es un entusiasta del kung fu que idolatra a los Cinco Furiosos, que son los guerreros kung fu Tigresa (Angelina Jolie), Mono (Jackie Chan), Mantis (Seth Rogen), Víbora (Lucy Liu), y Grulla (David Cross), entrenados por el sabio panda rojo, el Maestro Shifu (Dustin Hoffman), para proteger el valle. Debido a que trabaja en el restaurante de fideos de su padre oca,1 el señor Ping (James Hong), Po se ve frustrado por su incapacidad de alcanzar el sueño de ser a su vez un maestro del kung fu.
El mentor del maestro Shifu, el anciano maestro Oogway (una anciana tortuga gigante interpretada por Randall Duk Kim), tiene unavisión según la cual el antiguo alumno e hijo adoptivo de Shifu, el leopardo de las nieves Tai Lung (Ian McShane), escapará de la prisión donde se encuentra para regresar al Valle de la Paz y vengarse por no haber recibido el Pergamino del Dragón, cuya lectura según la leyenda otorga un poder sin límites. Shifu organiza un torneo con los Cinco para que Oogway pueda identificar al legendario Guerrero del Dragón, el maestro digno de recibir el Pergamino del Dragón y derrotar a su vez a Tai Lung. Po llega demasiado tarde y las puertas del torneo se cierran en sus narices, pero ansioso por ver el proceso, intenta varias maneras de entrar al templo, pero todos sus intentos fallan. Después de un último intento, se ve enredado en una silla con fuegos artificiales y se dispara al cielo, aterrizando en medio del escenario, y cae tan violentamente al suelo, que el golpe lo deja inconsciente. Cuando despierta, para sorpresa de todos, Oogway escoge a Po como el guerrero del dragón, supuestamente por accidente. 
Sin poder creer que un gran panda gordo y sin habilidades haya sido elegido como Guerrero Dragón, Shifu trata de liberarse de él regañándolo y ridiculizándolo con el fin de que abandone el entrenamiento que se supone debe seguir junto a los Cinco Furiosos, quienes también desprecian y se burlan de su falta de respeto y habilidades. Tras recibir algo de ayuda en las sabias palabras de Oogway, Po logra soportar su extenuante entrenamiento y poco a poco comienza a hacerse querer por los guerreros a punta de tenacidad, habilidades culinarias y buen humor. (excepto por Tigresa, ya que ella sigue odiándolo) Para ese entonces Tai Lung escapa de prisión, tal y como lo había predicho Oogway, quien antes de morir hizo prometer a Shifu que entrenaría a Po.
Desanimado, sin poder todavía asimilar las reglas básicas del kung fu, Po se siente durante un largo periodo incapaz de poder enfrentar a Tai Lung. Pero Shifu descubre sin embargo que su alumno puede alcanzar grandes logros físicos cuando hay comida de por medio, de modo que ―prometiéndole deliciosas viandas― logra que Po desarrolle un improvisado y personal pero muy efectivo estilo kung fu. 
Mientras, los Cinco tratan de detener a Tai Lung, para verse obligados a regresar tras ser derrotados. En ese contexto, Shifu considera que Po está listo para recibir el Pergamino del Dragón, que toma de una bóveda del templo sagrado, y se lo entrega. Al abrirlo, sin embargo, su contenido es una superficie virgen y brillante. Confundido y frustrado, pensando que ya no hay esperanza, Shifu ordena a Po y a los Cinco que evacuen a los habitantes del Valle mientras él enfrenta a Tai Lung distrayéndolo por suficiente tiempo para que ellos escapen, sabiendo que no podrá derrotarlo pero aspirando a retrasar la destrucción el mayor lapso posible.
A su vez desanimado, Po se reúne con su padre el señor Ping, quien tratando de consolarlo, le revela que el famoso ingrediente secreto de su sopa no existe, explicando que ésta es especial justamente porque las personas creen que lo es. Entendiendo por su parte que eso mismo es la enseñanza del Pergamino del Dragón, Po decide enfrentarse a Tai Lung, quien en su combate casi ha acabado con el maestro Shifu.
En la batalla subsiguiente Po demuestra que es un tenaz adversario, capaz de propinar severos golpes a Tai Lung, quien solo tras un fuerte enfrentamiento marcial logra apoderarse del Rollo. Sin embargo, al descubrir la misma superficie virgen y brillante que Po y Shifu, es incapaz de entender o de aceptar su significado simbólico, y el panda lo vence definitivamente usando la «llave dactilar Wuxi». Los habitantes del Valle y los Cinco rinden homenaje a su gran logro, reconociéndolo como maestro, y ahora, los cinco guerreros aceptan, quieren y respetan a Po.


PERSONAJES:


PO (Jack Black/Florentino Fernández):
aprende a hacer tallarines, algo que no se le da muy bien, mientras sueña con luchar
con las estrellas del universo del Kung Fu. Antes de que se dé cuenta, el destino le
escoge para hacer realidad su sueño y, de paso, salvar el valle del malísimo Tai Lung.
Po sólo es un principiante, pero no está dispuesto a rendirse, y demostrará a sus
detractores que están equivocados. De paso, aprenderá que sus debilidades son sus
puntos fuertes.
SHIFU (Dustin Hoffman):
El maestro de Kung Fu Shifu entrena a los mejores luchadores de Kung Fu de China.
Es muy bueno, pero eso no significa que sea perfecto. Es un entrenador estricto, que
no olvida los errores del pasado. En opinión de Po, es “el maestro menos Zen Zen”.
Tampoco ayuda que deba transformar a un panda regordete fabricante de tallarines
en un luchador con el saber necesario para enfrentarse a Tai Lung y proteger el valle.
Pero parece que Po no es el único al que la vida enseñará un par de cosas.
OOGWAY (Randall Duk Kim):
Hace falta ser sabio e iluminado para crear algo como el Kung Fu, un estilo de
artes marciales desarrollado para defender a los indefensos. Sólo podía hacerlo una
tortuga como Oogway. Este antiguo guerrero convertido en líder espiritual ha dedicado
su vida a proteger a los seres pequeños y vulnerables. Demasiado anciano para luchar
(tiene mil años, siglo arriba, siglo abajo), es el sabio perfecto para dar consejos y guiar
a los habitantes del país hacia la paz y la iluminación... unos anhelos muy elevados
cuando el defensor del pueblo es un panda en muy mala forma física.

TAI LUNG (Ian McShane):
Tai Lung es un gran fan de sí mismo. Se entrenó con Shifu, y todos acabaron por creer 
que era el mejor luchador de todos los tiempos, el engreído leopardo más que nadie.
Después de ser golpeado por la realidad (no era el más grande de la historia), Tai Lung 
hizo de las suyas y estuvo 20 años encerrado en la cárcel Chorh-Gom, de donde nadie
escapa. Allí, esperó pacientemente una oportunidad para escapar y salir vencedor de la batalla que empezó hace 20 años.

Los cinco furiosos
Tigresa es la más fuerte y atrevida de los maestros de Kung Fu. En realidad es todo lo que 
debe ser una heroína: valiente, no teme a nada, heroica. Es capaz de cualquier cosa con tal 
de salvar la situación. Excepto creer en Po, al que tacha de chiste (aunque no le haga reír). 
Pero incluso los más poderosos se equivocan, y Tigresa aprenderá que el destino traza sus 
ente una oportunidad para escapar y salir vencedor de la batalla que empezó hace 20 años.
Grulla es la "madre gallina" del grupo a pesar de ser un chico. Hace falta tener cabeza y
paciencia para guiar las conflictivas personalidades de los luchadores de Kung Fu, dispuestos
a perder los estribos a la primera. Intentará evitar la pelea siempre que sea posible, pero si
no lo consigue, hará todo lo posible por ganar.
Puede que Mantis sea el más pequeño de los cinco, pero no está dispuesto a reconocerlo.
El pequeñajo tiene el típico complejo napoleónico: fuerte, rápido y diminuto. Tiene muy mal
genio y está dispuesto a “tirar” con la más mínima provocación. Nada infunde temor a
esta valiente criatura, excepto una mantis hembra. (Pregunten a un entomólogo por qué).
La vanidosa Víbora es una guerrera camaleónica; encantadora y coqueta y, en una décima
de segundo, una terrible luchadora de Kung Fu. Su poder no sólo depende de sus encantos,
sino de su fuerza, de su sinuosidad, de su precisión... Y está su golpe mortal. No sorprende
a nadie que se salga con la suya (y lo sabe).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada